Submarinistas de la Armada de Chile apoyan rescate de mineros atrapados en mina San José

Noticias Institucionales

 

Los integrantes del Grupo de Tarea Naval 33 (GTN33) que se encuentran trabajando arduamente en la Mina San José con el proceso de rescate son el Director de la Escuela de Submarinos Capitán de Navío Renato Navarro Genta; el Capitán de Fragata SN Andrés Llarena Astudillo, perteneciente a la Dirección de Sanidad de la Armada; el Suboficial Mayor Edgardo Rodríguez Urra, de la Base de Submarinos; el Sargento 1º Enfermero Submarinista Edgardo Lagos Ruiz, de la Comandancia en Jefe de la Fuerza de Submarinos.

 

Los integrantes del Grupo de Tarea Naval 33 (GTN33) que se encuentran trabajando arduamente en la Mina San José con el proceso de rescate son el Director de la Escuela de Submarinos Capitán de Navío Renato Navarro Genta; el Capitán de Fragata SN Andrés Llarena Astudillo, perteneciente a la Dirección de Sanidad de la Armada; el Suboficial Mayor Edgardo Rodríguez Urra, de la Base de Submarinos; el Sargento 1º Enfermero Submarinista Edgardo Lagos Ruiz, de la Comandancia en Jefe de la Fuerza de Submarinos.

La elección de los integrantes, que comenzaron hace unos días a ser parte del proceso de ayuda y rescate de los mineros, fue debido a que, en los submarinistas y los especialistas en medicina de sumersión, existe una notable semejanza en el confinamiento de los mineros con lo que podría ocurrir en un submarino siniestrado y con su dotación en espera de ser rescatados.

El completo trabajo que realiza la Armada de Chile para ayudar y apoyar en esta difícil tarea, contempla la ayuda psicológica, donde se están realizando constantes evaluaciones e intervenciones cuando ha sido necesario, tanto para el grupo de mineros, como para sus grupos familiares. En este último aspecto es importante señalar que el tema de las cartas escritas y su contenido, han sido controladas por su posible impacto emocional y psicológico en el grupo de trabajadores, sin caer en la censura, pero direccionando y colaborando con los familiares para que los contenidos de las cartas que envían hacia el interior de la mina sea el adecuado, señaló el Capitán de Navío Renato Navarro.

El Comandante Navarro, dentro de sus labores en el GTN 33, tiene la función de asesoría, en su calidad de Submarinista, empatizando con los mineros atrapados y la de coordinador general de la logística de la Operación San Lorenzo, teniendo subordinados a todos los entes que se preocupan de materializar la misión de conservar a los mineros vivos y sanos, hasta su regreso a la superficie y la posterior atención en un centro asistencial, debiendo reportar para tal efecto al Ministro de Salud Jaime Mañalich.

El comandante de la Fuerza de Submarinos, Comodoro Ronald von der Weth, que navegó durante 37 días a mil pies de profundidad en un tránsito entre Talcahuano y Hawai, señaló que lo más importante en momentos como los que viven los mineros es “mantenerse ocupados, desarrollar una rutina diaria, dosificar trabajo y descanso, incluir actividades recreativas, asegurar una comunicación con la familia y proporcionar conexión con lo que sucede en el mundo. Deben saber lo que está ocurriendo, las noticias que están pasando, incluso los resultados del fútbol y las cosas de la vida normal. No debemos olvidar que éste es un evento de largo aliento”.

A la vez, se debe tener claro que los rescatistas mantienen un operativo perfectamente planeado para que los procesos se den de manera óptima. Es por ello, que el rescate cuenta con etapas muy bien definidas para la Operación San Lorenzo, como por ejemplo: entre el 22 al 30 de agosto se desarrolló la 1º Fase de Estabilización, destacándose el inicio de su recuperación fisiológica. La 2º Fase de Estabilización, se consideró una etapa de mantención del peso, anticipación a los inconvenientes médicos y laborales, así como de reacción mediante protocolos específicos a inconvenientes médicos, esta fase será desarrollada desde el 30 de agosto hasta el día de rescate. Finalmente, la Fase de Rescate, será la llamada “Campana de Rescate”, donde la tarea será mantenerlos sanos durante el citado rescate y posterior envío al centro asistencial que se defina en el momento.

El Comandante Navarro señaló que “el GTN 33 se mantendrá en la mina mientras la Institución, en coordinación con el Ministerio de Salud, estimen que somos útiles, por lo que el plazo podría ampliarse hasta la fecha del rescate inclusive”.

Con respecto a la Fase de Estabilización, el Comandante Andrés Llarena manifestó que “en el tema sanitario, la cultura del mineropermite tener de base una metodología de manejo de basura y deshechos humanos, ya que ellos por entrenamiento y formación profesional cuidan el medio ambiente de la mina. Sobre esta base, el equipo de salud que integra la Armada de Chile les ha instruido en metódicas complementarias de manejo de deshechos, así como del autocuidado e higiene personal. También se ha tenido control de la calidad de la atmósfera y el aire ambiental con controles y mediciones continuas de la calidad del aire, así como también se están tomando medidas para mejorar aspectos como muy alta humedad (sobre 80%) y alta temperatura ambiente (30°C promedio).

Con respecto a la Segunda Fase de Estabilización, el Comandante  Llerena agregó que “a los mineros se les va a realizar una serie de capacitaciones en temas de mantenimiento de la estabilidad de la salud mental, así como otras actividades de entrenamiento y capacitación, con lo que indirectamente se van a mantener ocupados desde el punto de vista físico y psicológico, asimismo el equipo médico naval tiene la tarea directa de realizar una capacitación de índole médica consistente en entregarles recursos para poder reaccionar de manera inmediata y adecuada frente a la ocurrencia de algún accidente o alguna herida o lesión grave”.

Finalmente, cabe hacer presente que todas las medidas que se han tomado en el aspecto logístico y de salud, aspectos que la Armada tiene directa tuición, fueron evaluados y posteriormente validados por un equipo de expertos pertenecientes a la NASA e integrados por dos médicos aeroespaciales, un psicólogo y un ingeniero logístico.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *