Chile buscaría inédito acuerdo con Perú en materia pesquera

Noticias Industriales

 

Un inédito acuerdo en materia pesquera está buscando el gobierno de Chile con su par  peruano, para enfrentar juntos las negociaciones que se darán en Cali, Colombia, a fines de enero, en la próxima reunión de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP). Ahí se revisarán  medidas a nivel internacional de conservación pesquera, en particular para los diez países que participan de la pesquería de jurel que se desarrolla en alta mar -hasta la milla 1.000- frente a las costas  chilenas.

 

Un inédito acuerdo en materia pesquera está buscando el gobierno de Chile con su par  peruano, para enfrentar juntos las negociaciones que se darán en Cali, Colombia, a fines de enero, en la próxima reunión de la Organización Regional de Pesca del Pacífico Sur (ORP). Ahí se revisarán  medidas a nivel internacional de conservación pesquera, en particular para los diez países que participan de la pesquería de jurel que se desarrolla en alta mar -hasta la milla 1.000- frente a las costas  chilenas.

 En esa instancia, considerada clave tanto por el gobierno como por el mundo privado, el objetivo es convencer al resto de las naciones que participan en esta pesquería -Belice, China, Islas Cook, Comunidad Europea, Corea del Sur, Islas Faroe, Perú, Rusia y Vanuatu- de reducir sus capturas, tal como lo hizo Chile al bajar en 76% su cuota para 2011, transformándose en el único en hacerlo hasta ahora. Europa ya dio una señal  contraria al subir su cuota.

 Chile ha perdido en cinco años un 25% de participación en el jurel del Pacífico Sur. “Si nuestro país baja sus capturas unilateralmente y los demás países no, ese porcentaje decrecerá”, dice Luis Felipe Moncada, gerente de Asipes,  que reúne a  industriales pesqueros  del centro-sur. Rodrigo Sarquis, presidente de Sonapesca, agrega que “en Cali está en juego  el liderazgo de Chile en el jurel, en el Pacífico Sudeste, en alta mar”.

El acuerdo a que se aspira

Si bien Perú no es actor de peso en la industria del jurel -en 2010 tuvo entre 5% y 6% de la captura global y Chile cerca del 63%-, es importante porque casi toda la biomasa de jurel está frente a las costas chilenas y peruanas, informa La Tercera.  

 “Tenemos con Perú un común denominador. Haya o no pesca, los países no los podemos mover, pero los otros pueden mover sus barcos. Tenemos la doble responsabilidad de cuidar los recursos y en eso hay una coincidencia, que es el punto de partida para llegar a acuerdo”, señala el subsecretario de Pesca, Pablo Galilea, quien estuvo en Lima hace algunos días, donde se reunió con el viceministro de RREE, el ministro de la Producción y la viceministra de Pesca,  junto a José Luis Balmaceda, director de Medio Ambiente, Antártica y Asuntos Marítimos de la Cancilleríachilena.

 “Les hicimos presente que nos interesa trabajar con ellos una propuesta aceptable para ambas partes y que podamos negociar con los otros países participantes”, explica Balmaceda. El entendimiento que se logre con Perú “es de enorme relevancia para el éxito que pretendemos alcanzar en Cali”, afirma.

 Galilea admite las diferencias históricas con Perú en la administración pesquera de ambos países, donde pese a compartir pesquerías nunca han aunado decisiones. Pero ahora el escenario es otro. “Para ambos, lo ideal es tratar de consensuar un documento que nos lleve a Cali con una posición única. Vamos a pimponear un documento sobre el cual vimos que hay un porcentaje de coincidencia muy grande”, adelanta.

 Las conversaciones con Perú incluyen a los privados. Rodrigo Sarquis y Héctor Bacigalupo, presidente y gerente de Sonapesca, respectivamente, viajarán a Lima el 10 de enero a conversar con su contraparte, la Sociedad Nacional de Pesquerías, sobre el estado del recurso, su impacto en ambos países y “ver si es posible hacer un bloque negociador de países costeros para enfrentar de mejor forma a los de aguas distantes”,  cuenta  Sarquis. “Si podemos concordar con Perú una postura común, es muy posible que se sumen Ecuador y Colombia”, afirma.

 La estrategia incluye  reuniones bilaterales. “Tenemos coincidencia  con Nueva Zelanda, Australia, EE.UU. y con  la Unión Europea tenemos un punto débil”, expone el subsecretario de Pesca. Si las negociaciones no prosperan, “una opción es recurrir al Tribunal del Mar. Cancillería lo está evaluando”, admite Balmaceda.

 En el sector privado hay expectación. Si no hay éxito, “la autoridad deberá plantear al Consejo Nacional de Pesca la revisión de la cuota de 2011. No se puede pretender que Chile disminuya sus capturas sin una acción similar de los países que operan barcos factoría más allá de la Zona Económica Exclusiva”, añade Moncada.

 

Deja un comentario