Seguridad permanente en playas y balnearios

Noticias Educacionales

 

La Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante, tiene entre muchas otras tareas, la importante misión de salvaguardar la vida humana en el mar y promover la responsabilidad de los bañistas que concurren a las playas y balnearios marítimos, lacustres y fluviales a lo largo de nuestro país. Estas actividades las realiza con esmero, prontitud y perseverancia el personal de dicha repartición, con programas especiales de auxilio ante la llegada de veraneantes con motivo de la temporada estival

 

La Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante, tiene entre muchas otras tareas, la importante misión de salvaguardar la vida humana en el mar y promover la responsabilidad de los bañistas que concurren a las playas y balnearios marítimos, lacustres y fluviales a lo largo de nuestro país. Estas actividades las realiza con esmero, prontitud y perseverancia el personal de dicha repartición, con programas especiales de auxilio ante la llegada de veraneantes con motivo de la temporada estival.

Además de estas dotaciones altamente entrenadas con que cuenta la Directemar , para casos de emergencia, se dispone de medios materiales como helicópteros, aviones, vehículos terrestres, lanchas patrulleras, botes y medios acuáticos que se encuentran listos para actuar a lo largo de todo el litoral. A esto se suma, un vasto sistema de comunicaciones radiales y el personal que atiende en forma continua el teléfono 137, el que permite una rápida y oportuna intervención ante el peligro.

De acuerdo a las estadísticas que maneja la Armada, el mayor porcentaje de accidentes en el mar lo protagonizan jóvenes entre los 9 y 18 años de edad. Es por este motivo que el personal de esta repartición naval se encuentra adiestrándose para la temporada estival 2009- 2010 a lo largo de Chile, promoviendo una campaña dirigida a la autoprotección, especialmente en establecimientos escolares de cada región.

Estas medidas aconsejan, entre otras observaciones, no realizar actos temerarios, como lanzarse al mar desde las rocas, no ingresar al agua después de haber ingerido alimentos, respetar la señalización establecida en las playas y saber que sólo aquellos balnearios que lucen banderas verdes tienen playas aptas para un baño seguro. De esta manera la Armada de Chile se prepara para actuar diligentemente ante cualquier emergencia de ayuda a la comunidad de acuerdo a su responsabilidad y presteza en el cumplimiento de este deber.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *