Inolvidable gratitud

Historias de Mar
Los cruceros “Exeter”, ”Ajax” y “Achilles”, pertenecientes a la flota de la Real Armada Británica, que tuvieran una relevante actuación en acciones guerreras de la Segunda Guerra Mundial al enfrentar al acorazado alemán “Graf Von Spee” frente a Montevideo, habían realizado con anterioridad durante el transcurso de una visita a Chile, la humanitaria labor de auxiliar con todos sus efectivos a las víctimas del espantoso terremoto que devastó el día 24 de enero de 1939  las ciudades de Concepción, Talcahuano, Chillán, Parral y Tomé, entre otras.

Los cruceros “Exeter”, ”Ajax” y “Achilles”, pertenecientes a la flota de la Real Armada Británica, que tuvieran una relevante actuación en acciones guerreras de la Segunda Guerra Mundial al enfrentar al acorazado alemán “Graf Von Spee” frente a Montevideo, habían realizado con anterioridad durante el transcurso de una visita a Chile, la humanitaria labor de auxiliar con todos sus efectivos a las víctimas del espantoso terremoto que devastó el día 24 de enero de 1939  las ciudades de Concepción, Talcahuano, Chillán, Parral y Tomé, entre otras.

  Al cumplirse próximamente los 68 años de esta tragedia, cabe destacar siempre la generosa actitud del Gobierno inglés al disponer que estas unidades, que se encontraban en Valparaíso, se pusieran a las órdenes del Estado de Chile. Prontamente, los buques británicos, actuando en coordinación con navíos de la Marina de Guerra de Chile, zarparon a Talcahuano donde sus tripulaciones organizadas en partidas de salvataje y demoliciones, iniciaron una intensa actividad en la región, mientras que equipos médicos y paramédicos socorrían en hospitales de campaña y evacuaban heridos hacia  otros centros asistenciales.

 En medio del caos reinante, los buques ingleses atracados al molo 500 de la Base Naval de Talcahuano, recibían en sus cubiertas a decenas de ciudadanos para trasladarlos de urgencia con destino a Valparaíso. En la extraordinaria e histórica maniobra las naves emplearon toda su capacidad operativa desarrollando una velocidad promedio de 30 nudos, magnificada con ejercicios ante la presencia de Oficiales y Suboficiales chilenos, donde destacaron el teniente de Infantería de Marina Francisco Araya Prorromant y el suboficial artillero naval, Lorenzo Ramírez Negrete, ambos fallecidos a la fecha

  Las tareas que realizaron las embarcaciones inglesas en su más profundo sentido humanitario en conjunto con las unidades chilenas que cumplieron con su deber, como el crucero “Blanco Encalada”, enaltecen el accionar naval de tan ilustres tripulaciones, grabadas para la leyenda en homenaje a estos bravos marinos que, como súbditos de Su Majestad Británica, algunos perecieron en  combate a bordo de sus buques durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. 

 Manuel Chamorro Moreno

Suboficial (R.) Armada de Chile.

Deja un comentario