Tragedia de la Fragata “Lautaro”

Historias de Mar
Un grupo de Guardiamarinas y Grumetes pereció trágicamente el 28 de febrero de 1945 al incendiarse frente a las costas del Perú la fragata “Lautaro”.

Un grupo de entusiastas y esforzados Guardiamarinas que se había graduado recientemente en las aulas de la Escuela Naval “Arturo Prat” y cuatro alumnos egresados de la Escuela de Grumetes “Alejandro Navarrete Cisterna”, pereció trágicamente el 28 de febrero de 1945 al incendiarse frente a las costas del Perú la fragata “Lautaro”, buque escuela de aquel entonces, que realizaba un crucero de instrucción con rumbo a México y los Estados Unidos de Norteamérica, transportando en sus bodegas un importante cargamento de salitre cuya venta en el extranjero serviría como elemento para fortalecer la economía nacional.

Parte de su valiente tripulación, integrada por jóvenes llenos de vitalidad y fervor marinero acudieron con decisión y disciplina para salvar a su buque luego de producirse un incendio en una de sus bodegas donde se almacenaba la explosiva carga, sucumbiendo en la tragedia, asfixiados por el humo o abrasados por las llamas, los Guardiamarinas Roberto Paul O”Rafferty, Luis Barahona Moreno, Mario Ossandón Sánchez, y Roberto Ugalde Julio escoltados en su sacrificio por los Grumetes Gustavo Parra Parra, Manuel Arbulú Urrutia, Luis Avendaño Miño y Luis Campillay Gutiérrez.

De igual manera ofrendaron sus vidas en el dramático accidente, el segundo comandante de la nave, Capitán de Corbeta Enrique García González, quien falleció al pie de una escala de acceso de la bodega siniestrada a cubierta, exhortando a sus hombres a salvarse. Corrieron igual infortunio los tenientes Jorge Navarro Serrano y Rolando Frodden Trevor-Roberts, oficiales que cayeron inmolados ayudando a los accidentados, tras la caída de mamparos y otros elementos que bloquearon las salidas de escape.

Asimismo inscribieron sus nombres con gloria en el sublime sacrificio el Suboficial Belarmino Cárdenas Cuitiño, cabos Ernesto Langue Soto, Luis A. Rojas Soto y Jorge Gallardo Cuevas. También se agregan al listado los Marineros Luis Márque Vial, Rudiberto Gatica Paredes, Alex Cornejo Catalán, Rigoberto Tapia Morales y Tomás Basáez Moreno. Todos inmolados en el esfuerzo supremo por salvar su barco y a quienes en este sexagésimo tercer aniversario de su ofrenda se les recuerda como un ejemplo de lealtad, vocación marinera y temple profesional al servicio de la Armada de Chile.

Mientras las llamas devoraban inexorablemente al navío, las llamadas de auxilio encontraron un doloroso eco en la América entera, el que se concretó eficazmente en un avión Catalina norteamericano que localizó el navío y sobrevivientes, mientras los marinos argentinos del vapor “Río Jachal” salvaban a los agotados tripulantes, que habían permanecido 32 horas en el mar en constante angustia, extremando sus atenciones a los náufragos, especialmente a los heridos y enfermos.

En esta fecha, rendimos homenaje a quienes fallecieron en el cumplimiento de su deber y a los sobrevivientes que después de servir a la Armada por tantos años, hoy se encuentran en retiro.

Manuel Chamorro Moreno
Suboficial (R) Armada

 

Deja un comentario