Aniversario del Arma de Submarinos

Historias de Mar

En apresurada ceremonia realizada el día 4 de julio de 1917 en el Naval Shipyars de Boston Massachussets se izó hace 96 años la bandera chilena en los mástiles de los primeros submarinos de la Armada de Chile ante el inminente peligro de que los Estados Unidos de Norteamérica entraran al conflicto originado por la Primera Guerra Mundial y el riesgo que corrían estas unidades de ser incautadas como lo habían sido con anterioridad los sumergibles “Iquique” y “Antofagasta”.

En apresurada ceremonia realizada el día 4 de julio de 1917 en el Naval Shipyars de Boston Massachussets se izó hace 96 años la bandera chilena en los mástiles de los primeros submarinos de la Armada de Chile ante el inminente peligro de que los Estados Unidos de Norteamérica entraran al conflicto originado por la Primera Guerra Mundial y el riesgo que corrían estas unidades de ser incautadas como lo habían sido con anterioridad los sumergibles “Iquique” y “Antofagasta”.

Una vez completado el adiestramiento y con la insignia del Almirante Luis Gómez Carreño, izada en el crucero “Chacabuco”, zarpó esta nave el 28 de marzo de 1918 desde New London con destino a Chile, seguida por el transporte “Angamos” y los submarinos que se denominaban H-1 “Guacolda”, H-2 “Tegualda”, H-3 “Rucumilla”, H-4 “Quidora”, H-5 “Fresia” y H-6 “Guale”. Durante el viaje, frente al Cabo Hatteras, el tiempo que hasta ese momento se presentaba  hosco y amenazante se transformó en un furioso huracán donde el personal de todos los buques se aferraba a los pasamanos para no estrellarse contra los mamparos.

Esta vez la flotilla fue abatida por el ciclón que en toda su furia levantó inmensas olas. Se veía a los submarinos subir y bajar sobre las montañas de aguas y descender entre el oleaje, mostrando sólo sus torrecillas, en las cuales los oficiales y tripulantes amarrados dirigían las maniobras. La desenfrenada tormenta puso a prueba la resistencia del material y la eficiencia y preparación de nuestros submarinistas, quienes resistieron estoicamente los bravíos embates de un mar enloquecido, saliendo airosos de tan dura experiencia.

Actualmente la Fuerza de Submarinos de la Armada de Chile emerge  descollante sobre las aguas del Pacífico con la adquisición de los modernos submarinos “O’Higgins” y “Carrera”, integrados a la institución dentro del proyecto Neptuno, los que conjuntamente con los SS “Thomson” y SS “Simpson” y el Buque Madre de submarinos “Almirante Merino” cumplen una importante misión en la facultad de proteger el territorio marítimo nacional.

Atentamente

Manuel Chamorro Moreno
Suboficial (r) Armada

Santiago, 04 julio de 2013

Deja un comentario