Analizan los efectos de las cenizas del Caulle sobre poblaciones de truchas

Mar Científico
 

La acumulación de sedimentos volcánicos en lagos y ríos de la región norte de la Patagonia argentina ha generado preocupación sobre el estado actual de las truchas por parte de pescadores y sectores vinculados a la pesca (El Ciudadano Argentina).


Luego de la erupción del volcán Puyehue – Cordón Caulle, del pasado 4 de junio del 2011, un grupo de investigadores argentinos de Río Negro y Neuquén inició una serie de relevamientos en ríos y arroyos afectados, con el objetivo de evaluar el grado de impacto de las cenizas sobre las poblaciones de peces y así, poder establecer cuál es su condición en estos ambientes, principalmente para las especies de truchas de la región.

Los depósitos de cenizas generaron preocupación e incertidumbre en los sectores asociados a la pesca. Algunas de las hipótesis iniciales planteaban que se podría haber causado la destrucción de la base del alimento de los peces y de sus sitios de desove y que los cambios en el ambiente llevarían a la desaparición de las crías con posibles consecuencias para las siguientes temporadas de pesca de la zona y repercusiones económicas para esta actividad a nivel local y regional.

Con objeto de dar respuesta a estos interrogantes, Pablo Vigliano, investigador de la Universidad Nacional del Comahue, dirige el proyecto “Evaluación de los Efectos de la Erupción del Volcán Puyehue-Cordón Caulle sobre los Ensambles de Peces de Ríos y Arroyos del Norte de Patagonia”, en el marco del Programa de Emergencia Volcánica (PROEVO, www.proevo.com.ar), en el que participan el Grupo de Evaluación y Manejo de Recursos Ícticos (GEMARI) de la Universidad Nacional del Comahue, y personal del Centro de Ecología Aplicada de Neuquén (CEAN) de Junín de los Andes.

Las especies que se analizarán son los salmónidos, que en la región producen sus desoves entre el otoño y la primavera y utilizan ríos y arroyos para su reproducción. En la zona de influencia del volcán estas especies incluyen a la trucha arco iris, la marrón, y a la trucha fontinalis o de arroyo. A su vez, son las especies más valoradas, ya que atraen a pescadores del país y del extranjero, constituyendo un importante recurso turístico y económico para la región.

El área de estudio corresponde al este cordillerano de las provincias de Río Negro y Neuquén, y específicamente abarca tres cuencas: la del Nahuel Huapi, la del Traful y la del Limay Superior. Las actividades de campo se realizan en sitios seleccionados para la toma de muestras. Los estudios previos, que se vienen desarrollando por los equipos de trabajo servirán de base para compararlos con los registros de peces luego de las erupciones. El GEMARI (INIBIOMA, UNComahue-CONICET) investiga las especies de peces del Nahuel Huapi con monitoreos sistemáticos del lago desde el año 2006, y tendrá a su cargo principalmente el registro de datos de ríos y arroyos tributarios de la cuenca del Nahuel Huapi. Por su parte, el CEAN realiza tareas de investigación y aplicación en el aprovechamiento, conservación y control de especies de Neuquén, incluidos los recursos pesqueros, y se encargará de los estudios en ríos y arroyos de esta provincia.

Los tres puntos principales de análisis serán: las características fisicoquímicas del agua, el registro de las especies de peces y sus abundancias y, las muestras de bentos o fauna de fondo, que constituye el alimento de los peces.

Temporada 2012, aparentemente sin riesgos

Frente a cómo se verá afectada la temporada de pesca de este año, que se extiende hasta mayo del 2012, Vigliano afirmó que en muestreos recientes realizados por su equipo no se han observado cambios evidentes en la abundancia de los peces y por lo tanto no debería considerarse un problema para los pescadores deportivos, al menos en el corto plazo.

Los primeros registros en ríos y arroyos confirmaron el patrón de deposición de cenizas con distribución en un gradiente este-oeste y norte-sur, tal como se observó para el terreno afectado. Y por lo tanto, según Vigliano “se estima que los efectos sobre los peces sean diferenciales, siendo más afectados los sitios más alterados por las cenizas”. Si bien los investigadores creen que “los arroyos con mayores grados de turbidez por la suspensión y arrastre de cenizas volcánicas presentarían menor disponibilidad de alimento para los peces”, sin embargo, según las hipótesis, “en las sucesivas temporadas los peces podrían repoblar estos arroyos desde las poblaciones del lago”.

De acuerdo con Vigliano, “los posibles pronósticos a gran escala podrían variar desde una disminución en la abundancia de peces, acompañado de una disminución de su tamaño o de su peso, un aumento de estos parámetros, o ningún efecto significativo, pero aún no se puede afirmar cuál será el impacto y resta continuar con los estudios”.

Los investigadores plantean que “los resultados de este proyecto permitirían entender el nivel de impacto del evento volcánico en los distintos cursos de agua y así determinar si la supuesta pérdida de los desoves de la presente temporada es real”. Se espera que este estudio pueda contribuir a orientar acciones de manejo de los recursos pesqueros en el largo plazo.

¿Qué es el PROEVO?

El Programa de Emergencia por la Erupción Volcánica (PROEVO) apoya proyectos de investigación científica, desarrollo tecnológico y asistencia técnica vinculados con la erupción del volcán Puyehue-Cordón Caulle. La Universidad Nacional de Río Negro es la impulsora y coordinadora de esta iniciativa que, con fondos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina, da participación a otras instituciones de la región como el Centro Atómico Bariloche, INVAP, el Instituto Balseiro, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, la Universidad Nacional del Comahue, la Administración de Parques Nacionales y Defensa Civil, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *