Gobierno busca reducir impuestos a buques extranjeros en Chile

Industria Marítima
 

Finalmente el Gobierno chileno definió una fórmula de consenso para abrir la industria del cabotaje marítimo en el país y que naves extranjeras compitan con firmas nacionales, aumentando la competencia de este mercado y generando con ello menores tarifas para transporte de carga en Chile.


Tras meses de negociaciones, el viernes pasado -y cuando todo el foco estaba puesto en la reforma tributaria- los ministros de Economía, Pablo Longueira, y de Transportes, Pedro Pablo Errázuriz, se reunieron con los gremios de este sector e informaron sobre los focos de la iniciativa legal que ingresará al Congreso.

Características

La medida, que es la N° 18 de la Agenda de Impulso Competitivo, tendrá tres ejes: aprovechar ganancias logísticas derivadas de la capacidad ociosa de naves de comercio exterior y transporte de contenedores vacíos; establecer menores tarifas por mayor número de oferentes y menores costos, y desarrollar un mayor uso del mar como vía de transporte.

Objetivos que se lograrán -explica Joanna Davidovich, directora de la Oficina de la Competitividad- abriendo el cabotaje marítimo y que las naves extranjeras puedan movilizar libremente carga y pasajeros entre puertos nacionales cuando su capacidad medida en TDW ( Tons dead weight ) sea igual o superior a 2 mil toneladas.

La reserva para naves nacionales se mantendrá para buques de menor tamaño, que principalmente atienden la conectividad de las zonas australes del país, por el hecho de que en este segmento sí existe competencia y un bajo nivel de concentración, según el diagnóstico del Gobierno.

En concreto, el Ejecutivo propondrá eliminar las distorsiones para que extranjeros y chilenos compitan en igualdad de condiciones. Actualmente, el cabotaje está reservado a naves de bandera nacional, salvo algunas excepciones y, en la práctica, esta situación no ha permitido que extranjeros compitan, ya que existen barreras adicionales.

Competencia

La fórmula, explica Davidovich, apunta a equiparar la carga tributaria que tiene una naviera chilena por proveer el servicio de cabotaje y la que se le aplica a una firma extranjera. Actualmente la Ley de Renta grava con 20% de impuesto adicional sobre el valor del arriendo de naves para cabotaje. Se trata de un gravamen a la venta, estructura que contrasta con el Impuesto de Primera Categoría que deben pagar las compañías chilenas sobre utilidades y que hoy se ubica en 18,5%.

Así las naves chilenas tributan por concepto de Renta, Global Complementario e IVA. Mientras que la extranjera, si no tiene domicilio en Chile, debe pagar un 35% por remesas de utilidades sobre una renta presunta tal que la carga tributaria se equipare.

De esta forma, si una empresa arrienda una nave extranjera para hacer cabotaje y el valor del arriendo es de US$ 100, el impuesto a pagar es de US$ 20. Es un impuesto sobre las ventas y no la utilidad. Si las utilidades son por ejemplo un 10% de las ventas, el impuesto a la renta de la naviera chilena sería de US$ 4, es decir, la extranjera paga unas cinco veces los impuestos que cancelan las compañías chilenas.

Con el esquema que planteará el proyecto, la nave extranjera pagará cerca de US$ 6 en lugar de US$ 20, es decir su carga tributaria bajará a menos de la mitad.

Impacto

La iniciativa busca que bajen los precios de flete, lo que podría generar beneficios directos en las zonas extremas del país y mejoras de competitividad en la economía. Hoy, para una naviera foránea sale mucho más barato mover carga entre Chile y el extranjero que entre puertos nacionales, aunque las distancias hacia sean mayores.

12 millones

De toneladas mueve actualmente el transporte de carga marítimo en el país. De esta cifra, un 86% corresponde a graneles, sólidos y líquidos, y un 14% a carga general y conectividad.

200 naves

Operan aproximadamente en el país, de las cuales cerca del 20% lo hace en el sector de cabotaje mayor a 2 mil toneladas de peso muerto (Tons dead weight / TDW), donde existe un mercado muy concentrado y poca competencia, según el diagnóstico del Gobierno.

60%

De avance registra la Agenda Impulso Competitivo con el proyecto de cabotaje acordado el viernes entre el Gobierno y los gremios del sector. A esto se suma el anuncio de las medidas incluidas en el proyecto de reforma tributaria.

Menores costos y más competencia

Joanna Davidovich señala que con esta apertura se reducirán las tarifas de flete y se crearán condiciones para un aumento del uso del mar en el transporte de carga.

Se va a permitir, por ejemplo, transportar carga en buques que hacen comercio exterior recalando en más de un puerto chileno y cuentan con espacio disponible a tarifas más bajas porque su costo marginal es mínimo.

Hoy no se puede aprovechar esa opción, señala la experta. Esto genera beneficios a los dueños de la carga y la población de las zonas extremas del país y mejoras de competitividad a la economía en su conjunto. Menores precios de flete para transporte de insumos, como los combustibles por ejemplo, podrían generar beneficios directos en las zonas extremas del país, anticipa la directora de la Oficina de la Competitividad del Ministerio de Economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *