Historias de Mar, Noticias Industriales

combate-de-casma

BATALLA NAVAL DE CASMA

 

El 12 de enero de 1839 se desarrolló la más importante acción naval de la guerra emprendida por nuestro país contra la Confederación Perú-Boliviana liderada por el general Andrés Santa Cruz que era oriundo de este último país,  asociación política que representaba un peligro para la soberanía y estabilidad del Gobierno de Chile.

 

La contienda se verificó en la bahía de Casma situada en la costa norte del  litoral peruano, donde se encontraba la segunda división de la flota chilena al mando del Capitán de Navío Roberto Simpson Winthrop e integrada por la fragata “Confederación” y las corbetas “Valparaíso” y “Santa Cruz”. La Escuadra de la Confederación, al mando del Capitán de origen francés Juan Blanchet estaba compuesta por la corbeta “Edmond”, bergantín “Arequipeño”, la barca “Mejicana y goleta “Perú, con  300 hombres de abordaje.

 

Cuando los buques de Blanchet entraron resueltamente a la bahía, los chilenos estaban listos. El “Edmond” y el “Arequipeño” pusieron su proa contra la “Confederación” para abordarla, acción que fue desbaratada. Enseguida el “Edmond”, se fue contra la “San Cruz” y también fue rechazado. El “Arequipeño” fue tomado por los chilenos y después de 2 horas de furioso combate, los buques de la Confederación abandonaron la bahía, lamentando la muerte de su jefe el Capitán Blanchet.

 

La Batalla Naval de Casma fue un fuerte golpe para el dictador Andrés Santa Cruz, que perdió el dominio del mar, ganado por Chile con  este triunfo.  La desmoralización fue otra de sus consecuencias. Ocho días después el 20 de enero, el Ejército ganaba la batalla de Yungay que ponía fin a la Confederación Perú – Boliviana, que fue estimada con exactitud por el gobierno del general Prieto, como una amenaza para la supervivencia de nuestro país. Este encuentro naval fue tenaz, arrojado, violento y despiadado, con destacados actos de valor de ambos adversario.

 

Atentamente,

 

Manuel Chamorro Moreno

Suboficial (R) Armada

Santiago, 11 de enero de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *