Comandante Jorge O´Brien

Historias de Mar, Noticias Históricas, Noticias Industriales, Noticias Institucionales

capitan-jorge-obrien

COMANDANTE JORGE O´BRIEN

                        El Comandante Jorge O’Brien de la Fragata “Lautaro”  abordó a la Fragata española “Esmeralda”, el 27 de abril de 1818, muriendo sobre su cubierta. Fue el primer oficial de la Marina de Guerra de Chile que sacrificó su vida en un combate de abordaje, luchando por la gloria de la bandera de su patria en el mar, legando con ello al país su vida y su ejemplo. Está considerado como el iniciador de los hechos gloriosos de la Escuadra Chilena.

Jorge O’Brien era un joven irlandés de menos de 30 años de edad que había pertenecido a la Real Marina Británica donde llegó al grado de Teniente. Dado de baja del servicio, llegó a Chile como piloto de un buque mercante, incorporándose posteriormente a la Armada Nacional, donde tomó el mando de la Fragata “Lautaro”.

En esta condición zarpó de Valparaíso izando  bandera inglesa con instrucciones de apresar a los buques españoles que bloqueaban el puerto. El día 27 de abril, encontró frente a Curaumilla a las naves que buscaba y les persiguió en combate. La “Lautaro” disparó sobre la “Esmeralda”-uno de los buques que buscaba- tres descargas sucesivas, mientras cambiaba la bandera inglesa por el pabellón nacional. Sin darle tiempo a que contestara el ataque, la embistió para abordarla con tal fuerza que el bauprés quedó incrustado en el aparejo del mesana  de la fragata española.

 

O’Brien arrastrado por su ímpetu combativo saltó a la “Esmeralda” con la primera partida de abordaje. Tan pronto se había arriado la bandera enemiga, un golpe de mar separó a los dos buques, sin que hubieran podido pasar a la “Esmeralda”, sino unos pocos hombres que siguieron a Obren. Dándose cuenta la tripulación de la “Esmeralda” del reducido número de abordadores volvió en sí y tomó la contraofensiva, cayendo sobre éstos en número abrumador. Uno de los primeros en ser herido con un balazo en el pecho fue el Comandante O’Brien, quien cayó exánime sobre cubierta, sin antes balbucear a los suyos”No la abandonéis muchachos, la fragata es nuestra”

 

Con la muerte de O’Brien y muchos de los asaltantes, el mando español recuperó  su buque e izó nuevamente la bandera de España que había sido arriada primitivamente en señal de rendición. La Armada de Chile ha honrado su nombre, dándolo a un destructor adquirido en 1902. Posteriormente lo han llevado varios de sus submarinos, el primero de ellos adquirido en 1930.

 

Manuel Chamorro Moreno

Suboficial (R) Armada

Santiago, 26 de abril de 2017.

Deja un comentario