1.500 lecturas

Aviación Naval Embarcada

hidroavion

 

*AVIACIÓN NAVAL EMBARCADA*

                       El crucero acorazado O’Higgins tuvo el privilegio en
ser  uno de los buques precursores de los portaaviones en el área mundial
al ser embarcado por primera vez, en 1919, un  hidroavión Sopwith Baby.
Este navío que había llegado a Chile en julio de 1898, proveniente de
Inglaterra, cumplió hitos relevantes en la historia náutica de nuestro
país, pues en su cubierta nació la Aviación Naval embarcada, una actividad
que no siempre se menciona o destaca, con la relevancia que tal acción
amerita.
                     “Hidroavión del “O’Higgins debe volar hoy”. La máquina
será volada por el aviador Francke”.  De esta manera tituló el diario “El
Mercurio” de Valparaíso, en su edición N° 1338 del día 30 de octubre de
1919, en primera página, para dar a conocer este importante acontecimiento
a la comuna. Sin duda se trataba de un hecho histórico para la ciudad, si
bien que esta era la segunda vez, que una aeronave de este tipo volaba en
Chile, es la primera vez que lo hace en Valparaíso. El vuelo del 30 de
octubre, revistió gran importancia ya que Valparaíso, era desde aquel
entonces el puerto base de la Escuadra y estos aviones estaban asignados a
ella, y así lo refleja el anuncio en el matutino de ese día “El hidroavión
del “O’Higgins” debe volar hoy”

                       El teniente 2° Manuel Francke Meriotti se había
graduado de aviador naval y desde el 20 de octubre estaba destinado al
crucero “O’Higgins” y como demostró durante el curso, era un excelente
aviador y por haber participado en el primer vuelo de este material, ya era
conocido por la ciudadanía. Gran expectación concitó este hecho en el
puerto, ya que desde temprano el público agolpó los miradores y el borde
costero, con la intención de presenciar las evoluciones del hidroavión,
tanto en el agua como en el aire.

                         A eso de las 08.00 horas el avión fue arriado al
mar desde la cubierta del crucero “O’Higgins”, luego de una corta carrera
despegó del agua, encumbrándose en los cielos del puerto, dando inicio con
esto a un ir y venir de los aviones de la Armada Nacional sobre los cielos
de Valparaíso. Durante todo el vuelo, de alrededor de 40 minutos en los que
llegó hasta las cercanías de Viña del Mar, el avión fue saludado desde
tierra por la población y desde el mar con los pitos de todos los barcos
surtos en la bahía. El amarizaje se efectuó sin contratiempos, a la altura
de babor, desde donde posteriormente fue remolcado hasta la banda del
“O’Higgins”. El avión utilizado en esta oportunidad correspondió al N-2103.
Extractado del escrito “Sopwith Baby en la Aviación Naval” de Erwin
Cubillos Salazar.  Excelente y de gran trascendencia histórica.

Atentamente,

Manuel Chamorro Moreno
Suboficial (R) Armada
Santiago, 02 de junio de 2017.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *