Exportación de alimentos se consolida tras el cobre y triplica en valor al sector forestal

Industria Marítima

Un importante salto dio en los últimos años la industria de los alimentos. Si en 2011 había logrado envíos históricos al exterior y logró posicionarse como el tercer rubro de mayor importancia en valor para la economía chilena -tras el cobre y la categoría “otros productos”-, en 2012 consolidó esa tendencia y se ubicó en el segundo lugar con envíos por 
US$ 15.103 millones, desplazando al rubro “otros” al tercer lugar con un resultado de US$ 14.757 millones.


Este resultado es coincidente con el crecimiento experimentado por este rubro en los últimos años. En 2004 alcanzaba envíos por poco más de 
US$ 7.000 millones, lo que logró más que duplicar el resultado ocho años después, según lo publicado en el Diario Financiero.

Según la proyección de Chilealimentos, adicionalmente, en comparación con el rubro forestal, los envíos de alimentos triplican a ese sector, que anotará una baja en el valor de sus envíos respecto a 2011, totalizando US$ 5.454 millones.

A su vez, si bien se mantiene por lejos en el primer lugar, los envíos de cobre también anotarán una baja en sus retornos desde 
US$ 44.438 millones en 2011 a US$ 41.772 millones en 2012.

Esta situación es coincidente con la baja generalizada que registrarán las exportaciones durante el presente ejercicio, que se estima caerán en 5,3%, principalmente influenciados por la crisis internacional.

Sin embargo, el envío de alimentos registrará un alza de 2%. El presidente de Chilealimentos, Alberto Montanari, explica que para ese cálculo se utilizan productos como la carne, pescados y crustáceos, leche y productos lácteos, frutas y frutos comestibles, cereales, hortalizas, bebidas y líquidos alcohólicos y preparaciones de carne pescado o de crustáceo, entre otros. “A juzgar por la cifras acumuladas a noviembre, los productos alimenticios estarán sobrepasando los 
US$ 15 mil millones en retornos”.

Si bien el crecimiento de este año será más exiguo que en 2011, Montanari pide considerar que en el ejercicio anterior las exportaciones de alimentos se expandieron en una cifra sin precedentes, totalizando un 21% en un año.

Precio y demanda


La explicación de este crecimiento continuo de las exportaciones de alimentos, a juicio del presidente de Chilealimentos, es atribuible tanto a factores internos como externos, a pesar del desfavorable escenario internacional.

En el ámbito externo, destacó la fuerte y activa demanda mundial por alimentos y la “penetración que Chile ha realizado en diferentes mercados a través de la firma y ratificación de acuerdos comerciales”.

En lo interno, Montanari destacó las ventajas comparativas y competitivas que Chile tiene en la producción de alimentos, “lo que ha permitido generar una industria con elevado potencial de crecimiento, tal y como lo demuestran las cifras”, sostuvo.

A eso hay que sumar que a nivel internacional el precio de los alimentos ha registrado alzas constantes, sobre todo en cereales, hortalizas y legumbres, lo que ha generado un incremento en el valor, que a su vez repercutió positivamente en los precios.

En contraste con esto, el valor en los envíos de cobre anotaría una caída este año de aproximadamente 6% respecto a su precio promedio de 2011. Según cifras de Cochilco, el valor promedio nominal del metal rojo en 2012 será menor a lo que se evidenció en 2011 
(US$ 3,60 por libra versus 
US$ 3,99 por libra).

Una situación similar se evidenciará en el valor de los envíos de celulosa. Si bien a comienzos del año este commoditie se situaba en valores de US$ 833,71 por tonelada, los valores han ido decayendo hasta situarse en diciembre en US$ 807,58.

Ante esta situación, Montanari indicó que el país tiene una industria de alimentos con un potencial “insospechado del cual se pueden beneficiar una parte importante de las personas que trabajan en el sector”.

Para avanzar en esta línea, el titular de Chile alimentos define cinco áreas prioritarias en las que se debe poner énfasis. La innovación, el capital humano, la sustentabilidad, la defensa y ampliación de los mercados, y el desarrollo de una política para la industria de alimentos y que se vele por el desarrollo sectorial.

El economista y ex director de Flacso, Andrés Solimano, plantea que el buen momento que viven los envíos de alimentos responden en gran medida al “boom” que se ha evidenciado en la demanda internacional, pero planteó sus dudas respecto a lo sostenible que puedan ser a futuro. “Hay un consenso de que los precios de los metales van a seguir altos, el cobre se mantendrá en un buen nivel y que los precios de los alimentos van a comenzar a bajar, y eso se tiene que considerar para las proyecciones futuras”.

Solimano explica que el descenso que se puede evidenciar en los precios el próximo año, responde a que algunos stock estén ingresando al mercado, lo que haría que los precios tiendan a bajar.

Alimentos al alza en la región

Pese a que la inflación ha estado controlada en el país (se proyecta un IPC a diciembre menor a 2,0%), según datos recogidos por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Chile al igual que las principales economías de la región experimentó un incremento relevante en las tasas anuales de inflación de alimentos, situación que se repitió en Argentina, Brasil, México y Venezuela, que en conjunto suman alrededor de dos tercios del PIB regional.

En el caso de Chile, el indicador creció en 9,1% versus el 2,9% que según la entidad anotó el índice general de precios.

La inflación anual de los alimentos en América Latina y el Caribe alcanzó su nivel más alto en más de tres años. Dicha tasa registró una variación anual de 10% entre octubre de 2012 y octubre de 2011, según la institución.

En lo específico, los productos que anotaron la mayor inflación fueron la papa con un 32,9% de alza anual en su precio, el zapallo que registró un 28,9% de incremento y el tomate con un alza de 7,9% interanual.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *