8.949 lecturas

Agosto Conmemorativo “Tragedia de la Janequeo”

AGOSTO  CONMEMORATIVO

        La imaginación de mi esencia marinera hizo que  reaccionara alerta…, creí escuchar el pito marinero dando un recio toque de atención.

Es claro…, comenzaba el mes de agosto y con ello  ineludiblemente el inicio de los preparativos para la ceremonia conmemorativa de quincuagésimo tercer aniversario del trágico naufragio de la escampavía “Janequeo”, y como consecuencia, el ejemplo de nuestros marinos que mostraron el temple, la resiliencia  y actitud viril de mártires y sobrevivientes, sumados a la épica hazaña de los héroes de la paz en aquel infausto domingo 15 de Agosto de 1965.

 

La cofradía “Contingente 59” y el Centro Naval “La Esmeralda”, como se ha hecho habitual,  les rendirán homenaje -una vez más-, por tan homérico acto.

Como no recordar a nuestro contingente Mr. Mario Fuentealba Recabarren, constituido en héroe por segunda vez, al enfrentar con arrojo la furia del mar para ir en rescate de sus compañeros, demostrando su valentía y sentido de humanidad.

Obtuvo “Medalla al Valor” la primera vez el año 1961, con tan solo 18 años de edad, para luego, en 1965 a sus escasos 21 años, ir por la conquista de la Roseta, consistente en una “Estrella de Oro”. Es innegable afirmar que pertenecía a una selecta estirpe de hombres, cuyas proezas se veneran y sirven de ejemplo a las generaciones venideras; lógico es también que perteneciera a la gloriosa Armada de Chile, forjadora de héroes.

Admirable fue asimismo la acción heroica del Cabo Leopoldo Odger Flores, quien – del mismo modo -, ofrendó valientemente su vida en holocausto en beneficio de sus camaradas, demostrando su sentido humanitario y un virtuoso sentido del deber, característico de nuestros hombres de mar. Habida consideración, cuándo en su hogar le esperaban su esposa con sus siete hijos.

Cabe señalar asimismo, la honrosa muerte a bordo del CF. Sr. Claudio Hemmerdinger Lambert, Jefe de la partida de salvataje, y el Comandante de la “Janequeo”, el CC. Sr. Marcelo Léniz Bennet, quienes a costa de sus vidas permanecieron valientemente al mando de la nave, hasta consumarse la tragedia.

 

Es de justicia mencionar también al Mr. Williams Godoy Armijo, quien  encontrándose aferrado a una de las rocas de los arrecifes contiguos a la Roca Campanario, intentó salvar la vida de uno de sus compañeros que se debatía exánime entre las olas; sin embargo, una inmensa ola los arrolló sumergiendo a ambos en las profundidades.

 

Es de justicia referirse además – con especial reconocimiento -, a los sobrevivientes de esta tragedia, quienes lucharon denodadamente contra el peligro de morir masacrados por los embates de la nave siniestrada contra la Roca Campanario; como así también amagar y soportar las inmensas, furibundas y gélidas olas que dificultaban de manera descomunal los intentos de salvación.

 

Cómo no mencionar al abnegado Cabo Luis Vargas Garrido, quien pese a sus graves heridas y múltiples fracturas luchó con tesón, hasta vencer las siniestras acometidas del mar, logrando llegar exhausto a la playa para ser asistido y así salvar con vida. En el hogar su esposa y siete hijos esperaban por él.

Permaneció como socio de nuestro Centro “La Esmeralda”, asistiendo asiduamente –como elocuente testigo- a los diversos homenajes que se efectúan en memoria de la odisea vivida en dicho naufragio. A la edad de 81 años dejó de existir, el 14 de Septiembre de 2013, dejándonos gratos recuerdos de su amistad, sus vivencias y  anécdotas.

 

Así como todos ellos, otros muchos participaron en la trágica vorágine a que los enfrentó el destino; debemos mencionar al Mr. Luis Godinez Muñoz, al Sgto. Juan Espinoza Montiel, al Sgto. Enfermero Carlos Vergara Vea, al Mr. Ángel Olivares Quijada, al Mr. Armando Valenzuela Morales, al cabo Cornelio Andrade, al cabo Antonio Iturra, al  Mr. Osvaldo Calderón, etc., y tantos otros que conformaron la lista de valerosos sobrevivientes; de los cuáles algunos ya han partido, para reunirse con los que los antecedieron.

 

Hoy yacen los restos mortales de nuestros “Héroes de la Paz” en la Escuela de Grumetes – Isla Quiriquina -, en una cripta memorial que recuerda a las futuras generaciones de marinos de nuestra Armada Nacional, la grandiosa hazaña de estos valientes hombres de mar que con creces demostraron las fibras de que están hechos nuestros marinos que egresan de sus aulas.

 

No podemos dejar de mencionar la producción del gran dispositivo fílmico titulado: “Janequeo, cuando el último parta”. Ganador del Premio Ceres 2015, Categoría Documental; constituido como un importante testimonio de dicho naufragio, que ha sido llevado a la pantalla por la Empresa Audiovisual “UAU Comunicaciones”, con la colaboración activa de nuestra cofradía “Contingente 59”.

Dicha producción ya ha sido exhibida exitosamente en dos ocasiones en Santiago y también en otras regiones del país; lo cual nos complace enormemente, dado que ha sido el compromiso que nuestra agrupación adopto con los héroes, mártires y sobrevivientes de este infausto naufragio.

 

Finalmente, para todos ellos, quienes han prestigiado nuestra Armada y la Patria, reciban este sencillo y merecido homenaje.

 

 

Santiago, Agosto de 2018

 

 

CARLOS CUADRA ACUÑA

RR.PP. “Contingente 59”

== ARDAUC ==

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *