Nuevas Generaciones de Marinos

Instituciones
El 15 de febrero de 1944 un grupo de jóvenes provenientes de Santiago fue recibido en el Patio Principal de la Escuela de Grumetes “Alejandro Navarrete Cisterna” por el Oficial de Guardia, Subteniente Sr. Edward Gibbons Mac Kay, quien al darle la bienvenida al establecimiento les manifestó: “desde este momento ustedes como ciudadanos chilenos pasan a integrar con honor las filas de la Armada de Chile, institución que los acoge con muestras de afecto, confraternidad y camaradería”.

El 15 de febrero de 1944, un grupo de jóvenes provenientes de Santiago fue recibido en el Patio Principal de la Escuela de Grumetes “Alejandro Navarrete Cisterna” por el Oficial de Guardia, Subteniente Sr. Edward Gibbons Mac Kay, quien al darle la bienvenida al establecimiento les manifestó: “desde este momento ustedes como ciudadanos chilenos pasan a integrar con honor las filas de la Armada de Chile, institución que los acoge con muestras de afecto, confraternidad y camaradería”.

Es satisfactorio comprobar que hoy como ayer nuevas legiones de ciudadanos han ingresado a la institución con la facultad de potenciar el poder marítimo de Chile, en el contexto del profesionalismo y lealtad, para lo cual la Marina los recibe con los brazos abiertos, tal como lo expresara en su oportunidad el distinguido oficial. Al identificarse con la extirpe marinera de nuestro país, esta legión de ciudadanos se adentrará con fe en las aguas del Pacífico como centinelas de un patrimonio marítimo heredado históricamente con el quehacer heroico de nuestros antepasados.

De igual manera, es meritorio verificar y al mismo tiempo congratular a la promoción de hombres y mujeres que se incorporó con fe y esperanza a las aulas de la Escuela Naval “Arturo Prat”, en su oficio destinado a dirigir desde los puentes de mando el rumbo de una Armada moderna y progresista, que puesta incondicionalmente al servicio de Chile preserve con honor su integridad marítima y trabaje con esfuerzo y dedicación por la grandeza y prosperidad de la Nación.

Todos ellos, en su conjunto, representan a una generación de ciudadanos que desde las cubiertas de nuestros buques cumplirán con gallardía y altivez el mandato histórico que les asigna la Constitución del Estado en defensa de la dignidad y supremacía marítima como lo hicieron en el pasado, Blanco Encalada, Cochrane, Prat, Condell, Aldea, Cabrales y los 19 grumetes que sucumbieron con honor el la gloriosa Corbeta “Esmeralda".

Deja un comentario