Primer Transplante realizado en Chile

Instituciones

Con motivo del dramático caso vivido por el niño Felipe Cruzat Solar a quien un valeroso equipo de médicos le implantó un corazón artificial, salvándole momentáneamente la vida, es grato recordar que el día 28 de junio de 1968 un equipos de profesionales, encabezados por el doctor Jorge Kaplán Meyer, realizó el primer trasplante cardíaco en Chile, operación que se efectuó exitosamente en el Hospital “Almirante Neff” de la Armada de Chile en Valparaíso.

Con motivo del dramático caso vivido por el niño Felipe Cruzat Solar a quien un valeroso equipo de médicos le implantó un corazón artificial, salvándole momentáneamente la vida, es grato recordar que el día 28 de junio de 1968 un equipos de profesionales, encabezados por el doctor Jorge Kaplán Meyer, realizó el primer trasplante cardíaco en Chile, operación que se efectuó exitosamente en el Hospital “Almirante Neff” de la Armada de Chile en Valparaíso.

 La cirugía se llevó a cabo en feliz término y a pesar que la paciente sobrevivió sólo l33 días, la hazaña abrió las puertas a la ciencia chilena para avanzar en sus investigaciones con mayor vehemencia. Este primer trasplante de corazón efectuado en Chile vino a ser el tercero hecho en América Latina, el segundo practicado en el mundo a una mujer y el 23º de la serie iniciada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, por el cirujano Christián Barnard el 3 de diciembre de 1967, en la persona de Louis Washkansky que falleció poco después.

 La persona a quien hizo el trasplante de corazón el doctor Kaplán fue la joven modista de 24 años de edad, María Elena Peñaloza, residente en la ciudad de Panquehue, en la localidad de Aconcagua. El donante del órgano fue el joven operario de un taller mecánico, Gabriel Véliz Martínez, de 20 años de edad, quien murió de una lesión cerebral, no obstante los esfuerzos que hicieron los neurocirujanos por salvarle la vida.

 La notable operación realizada por el médico chileno, doctor Kaplán, con sus ayudantes y personal auxiliar, significó un reconocimiento internacional al alto grado de preparación científica de la medicina chilena que desde luego honró en su oportunidad a todo el país y a la Dirección de Sanidad Naval de Armada. Hoy como ayer felicitamos al equipo de médicos y ayudantes que en un esfuerzo supremo ha implantado un corazón artificial a un niño colmando de alegría a los hogares de todo Chile y a sus padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *