Naufragio del Remolcador Brito

Historia

El Sargento Foster Linwood Jarvis, miembro de la Misión Naval Norteamericana en Chile, quien permanecía en comisión del servicio a bordo del crucero “O”Higgins”; el comandante de la nave, subteniente Ramiro Frías Fernández; El sargento mecánico Isaías Calderón y el cabo 1º artillero naval Juan Luna González, fueron los únicos tripulantes que salvaron con vida en el trágico hundimiento del remolcador “Brito”.

El Sargento Foster Linwood Jarvis, miembro de la Misión Naval Norteamericana en Chile, quien permanecía en comisión del servicio a bordo del crucero “O”Higgins”; el comandante de la nave, subteniente Ramiro Frías Fernández; El sargento mecánico Isaías Calderón y el cabo 1º artillero naval Juan Luna González, fueron los únicos tripulantes que salvaron con vida en el trágico hundimiento del remolcador “Brito”, que naufragó en los farellones de Quintero en la noche del 22 de octubre de 1952, mientras navegaba con rumbo a Valparaíso en medio de una espesa neblina.

El día señalado, aproximadamente a las 22.30 horas, navegando con espesa cerrazón y visibilidad cero, el buque chocó contra las rocas, en un golpe tan violento que produjo una gran vía de agua por donde ésta penetró con gran velocidad inundando rápidamente los departamentos de máquinas y calderas, provocando la explosión de esta última, que destrozó la nave en el espacio de tres minutos. No obstante se alcanzó a dar a medias las señales de auxilio. El remolcador comenzó a hundirse con celeridad llevando atrapadas en su estructura a gran parte de las veintisiete personas que iban a bordo.

La nómina de los veintitrés infortunados caídos en el cumplimiento del deber fue la siguiente: subteniente Carlos Martínez Astorquiza, sargentos Manuel Campos García, Gilberto Gaete Cabrera y Carlos Osvaldo Barrientos; cabos Luis Alberto Salvo, Guillermo Ávila Medel, Raúl Aravena Coloma, Luis Silva Vera, Alcides Armando Tapia, Belisario Riveros Flores, Carlos Ossandón Alvarez, Carlos Hermann Vergara Stack y Osvaldo E Soto; marineros Guillermo Tolosa, Pedro Romero Sepúlveda, Mariano Alberto González Salinas, René Fuentealba Alvear, José Sereño Fuica, Mario Hugo Gaete y Gregorio Mercado Aguilera; grumetes Julio Donoso Pérez y Enrique Toledo Ocampo. De los cadáveres sólo se logró rescatar el del subteniente Martínez y cinco hombres más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *