Temerarios rescates en la Antártica

Historia

 

El día 5 de diciembre de 1967 mientras el trasporte “Piloto Pardo” de la Armada de Chile realizaba maniobras de relevos y reaprovisionamientos en la Antártica , su personal acudió en auxilio de las dotaciones inglesas de la base John Biscoe y chilena Pedro Aguirre Cerda estacionadas en isla Decepción, las cuales desde el día anterior estaban siendo amenazadas por fuertes temblores y erupciones volcánicas.

 

El día 5 de diciembre de 1967 mientras el trasporte “Piloto Pardo” de la Armada de Chile realizaba maniobras de relevos y reaprovisionamientos en la Antártica , su personal acudió en auxilio de las dotaciones inglesas de la base John Biscoe y chilena Pedro Aguirre Cerda estacionadas en isla Decepción, las cuales desde el día anterior estaban siendo amenazadas por fuertes temblores y erupciones volcánicas que ponían en peligro sus vidas. El destacamento aeronaval del buque lo integraban los tenientes Fredrick Corthorn y Héctor Higueras, quienes al recibir órdenes del mando naval acudieron diligentes al lugar, y con dos helicópteros Bell, rescataron a los hombres atrapados en el laberinto. Total 15 ingleses y 22 chilenos

La arriesgada maniobra volvería a repetirse el 21 de febrero de 1969 al producirse en la región un fenómeno similar. Esta vez les correspondió a los tenientes Hugo Bruna y Víctor Parada la misión de rescatar desde la misma base de John Biscoe a cinco científicos ingleses, cuyas autoridades agradecieron el gesto de nuestros marinos. Por su parte el Gobierno chileno otorgó a los cuatro aviadores la Medalla al “Valor” e hizo llegar a la dotación del “Piloto Pardo” su especial reconocimiento

 

Deja un comentario