Diego Ramírez, Acuicultor: Delfín hasta el fin

Preguntas frecuentes
princesa ana Profesor, investigador e ingeniero, es un apasionado de los cultivos de recursos oceánicos. A punta de esfuerzo y proyectos, trabaja sin descanso en un centro de investigación de la quinta región.

Profesor, investigador e ingeniero, es un apasionado de los cultivos de recursos oceánicos. A punta de esfuerzo y proyectos, trabaja sin descanso en un centro de investigación de la quinta región. le sobran ganas e ideas.

2

1

Por Millaray Navarro

Soñaba con trabajar cerca del mar aunque vivía en pleno valle curicano. Por eso eligió la Ingeniería en Acuicultura, una carrera que era incipiente en Chile hace diez años, pero que se ajustaba perfectamente a sus ideales. "Hay muchas salidas a terreno, está el cable a tierra de tener clases a Santiago y trabajas mucho en equipo", cuenta Diego Ramírez, quien entre otras miles de cosas, es director del Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello.

Cuenta que empezó haciendo prácticas por puro amor al arte. Luego, al titularse como acuicultor, estudió Ingeniería Civil Industrial para ganar tranning y ganarse proyectos que beneficien a la pesca nacional. Incansable, se ha asociado hasta con japoneses para aprender y sacar adelante iniciativas que serán importantes desarrollos tecnológicos.

Investigador, profesor de cátedra, gerente y amante de los pescados y mariscos, habla del campo laboral de esta carrera y hasta da consejos gastronómicos.

­¿Cuál es el mercado laboral de la acuicultura?

"Es un campo amplio, con especialización en producción, manejo y gestión de crustáceos y algas, entre otros. Algunos de mis compañeros de universidad trabajan en subsecretarías, comercializan salmones en Miami o trabajan en institutos de Chile o Israel. Hay una gran demanda laboral".

­¿Qué atractivos tiene esta carrera?

"Simple: Chile es una potencia alimentaria y uno de los principales productores de salmones en el mundo, más toda la potencialidad y desarrollo de la costa".

­¿Qué necesita hoy la acuicultura?

"La industria acuícola nacional está concentrada y centrada en el salmón, por eso hay que potenciar otros recursos nativos, como el lenguado, la merluza austral y el congrio. Es un trabajo de largo plazo y que requiere de mucho apoyo".

­¿Y hay los profesionales adecuados?

"Hay que formar más profesionales en esta área, es un campo que está lejos de estar saturado. A diferencia de otras carreras, en la acuicultura se premia la juventud porque es un programa nuevo relacionado con la tecnología y mientras más jóvenes sean los profesionales, más actualizados están".

­¿Cuál es el perfil de un acuicultor?

"Es una persona que valora el contacto con la naturaleza por encima del trabajo de oficina. Se necesita estudiar y trabajar en equipo y estar dispuesto a enfrentar una malla curricular muy diversa, porque estudias matemática, química, botánica marina, biología celular en un mismo semestre".

­¿Es necesario especializarse?

"El pregrado te entrega las competencias y herramientas básicas para desempeñarte en el mundo laboral y claramente la especialización es importante, ya que genera conocimientos en temas más específicos. Uno tiene que analizar sus gustos y qué es lo que está demandando la industria".

­¿Por qué seguiste estudiando?

"Cuando en 1999 me hice cargo de la dirección del Centro de Investigación Marina Quintay de la UNAB, necesitaba herramientas que me ayudaran a gerenciarlo y es por eso que realicé un magíster en Ingeniería Civil Industrial".

­¿Cuál es tu proyecto regalón?

"El cultivo del lenguado, porque llevamos una investigación de más de seis años y en 2007 vamos a realizar la primera transferencia de tecnologías a los empresarios y eso nos llena de orgullo".

­¿Cuál es tu proyecto personal?

"Me gustaría seguir cercanamente a la pesca artesanal. Quiero fortalecer el centro de investigación y generar redes de apoyo y contacto entre distintos centros de investigación en Chile y afuera, porque la industria es muy cerrada y competitiva, lo que no nos permite avanzar en bloque. Hay mucha capacidad pero falta trabajar en grupo".

­¿Por qué tanto compromiso con la pequeña empresa?

"Creo que es una proyección de lo que quiero hacer en el futuro, como desarrollar un ámbito acuícola propio, tener mi propia empresa".

­¿Cuál es tu especie marina preferida?

"El congrio, porque es un pez ágil al que puedes estar mirando mucho rato por su aerodinámica y sus colores. Además es comunitario y propio de la cultura gastronómica chilena. ¡Qué más chileno que el congrio colorado!".

COORDENADAS DE PRESENTACIÓN

Nombre: Diego Ramírez Cárcamo.

Edad: 33 años.

Estudios: Ingeniería en Acuicultura de la UNAB, Magíster en Ingeniería Civil Industrial en la PUCV.

Hobby: "Bucear con mi hija Francisca que ya bucea desde el año y medio".

Consejo gastronómico: "La preparación de los recursos marinos es muy simple porque los verdaderos sabores se encuentran en el verdadero sabor de pescados y mariscos y hay que cocinarlos muy poco".

Un menú: "Los locos apanados y de fondo, un buen rollizo, especie que habita en la costa chilena y es todo una revelación. Si lo prueban, no se van a arrepentir".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *