Breve historia de los sumergibles

Noticias historias del Mar
Para adentrarse en el fondo de la historia de los sumergibles de Heyerman y Flack, es útil revisar la historia de los submarinos en el mundo, desde sus inicios.

Revista Nuestro mar

28 de abril de 2007

Para adentrarse en el fondo de la historia del primer ensayo de navegación submarina realizado en Chile, realizado casi simultáneamente por los sumergibles construidos en Valparaíso por Heyerman y por Flack, es útil revisar la historia de los submarinos en el mundo, desde sus inicios.

La primera descripción gráfica de un submarino fue publicada en 1580 por el científico ingles William Bourne, señalando de paso el principio físico por el cual flotaba, expresando que lo hacía por el desplazamiento de una masa de agua provocado por su propio peso.

Profetizó que era posible construir un buque o bote que anduviese bajo el agua y que el mayor o menor peso le haría flotar.

 

En 1623 el holandés Cornelius Drebel presentó en la corte del rey James I de Inglaterra, un submarino impulsado por la fuerza de dos hombres que accionaban una hélice y que habría sido probado en el río Tames en una profundidad de 15 pies. No existen testimonios fidedignos de este invento que con los años pasó al olvido.

El “Rótterdam Boat” de 72 pies de largo, diseñado por un francés de  apellido De Son posiblemente habría sido usado en 1653 por fuerzas belgas para atacar naves inglesas. Este submarino poseía un mecanismo de relojería con un resorte que accionaba una rueda de paletas central.

En 1696 Denis Papin, un profesor de matemáticas francés, discípulo del físico irlandés Robert Boyle, construyó dos submarinos, usando una bomba de aire para balancear la presión interna de los aparatos con la presión del agua, controlando así la boyantez a través de un flujo de agua que entraba y salía en el casco.Era propulsado con velas en la superficie y con remos bajo el agua.

Papin probó su primer bote submarino, sin mayores resultados, pero sus patrones perdieron interés por el segundo  que nunca fue construido.

El diseño del submarino de Papin semeja una olla a presion y no es de extrañar, ya que fue el inventor y constructor de la primera olla a presión que se conoció en el mundo.

En 1775 el ingeniero graduado en Yale David Bushnell construyó el primer submarino que se sabe con certeza fue usado para atacar un buque de guerra enemigo.Se trata del submarino “Turtle” llamado así por su similitud con una tortuga.

Funcionaba con unas válvulas operadas con los pies, que dejaban entrar la suficiente agua para hundirse y por medio de dos hélices accionada por tracción humana, se podía acercar a su objetivo y lanzar una bomba de 150 libras, accionada por un mecanismo de relojería.

Temprano en la mañana del 7 de septiembre de 1776 el “Turtle” atacó a una nave de guerra inglesa en la bahía de Nueva York, sin embargo la bomba que lanzó no alcanzó a penetrar el casco.

En 1797 Robert Fulton, un artista americano poco conocido pero renombrado inventor que vivía en Paris, se ofreció para construir un submarino, una especie de nautilo necánico, que se utilizaría en contra de los enemigos británicos.

Su idea era construir y operar la máquina a su propia costo y sólo esperaba recibir algún pago si destruía algún buque inglés.

Después de tres años de prolongados retrasos y varios cambios en el gobierno francés, al fin Fulton pudo cumplir un sueño. El ”Nautilus” o, nombre con el que bautizó el submarino, realizó varias inmersiones a una profundidad de 25 pies y por lapsos de hasta seis horas, comprobando sus bondades .Poseía ventilación proporcionada por un tubo conectado a la superficie.

El “Nautilus” parecía una tortuga alargada, con un propulsor, un mástil y una vela para uso en la superficie.

A pesar de los varios intentos que realizó de atacar las naves inglesas, no pudo lograr su propósito, por lo que finalmente las relaciones con el gobierno francés se deterioraron.

Desmoralizado por su fracaso, Fulton destruyó el “Nautilus” y vendió el metal para el desecho.

Con los años propuso un nuevo modelo que nunca se construyó, pero que sin embargo fue inmortalizado por Julio Verne en 1870 en su novela titulada “20.000 leguas de viaje submarino”.

En 1850, estando el puerto germano de Kiel bloqueado por la flota danesa ,un militar de origen prusiano llamado Wilhelm Bauer persuadió a unos astilleros para construir un submarino de su propio diseño, que llamó “Brandtaucher”, (buzo incendiario), para atacar las naves enemigas.

La nave fue construida con planchas de acero con un diseño que semejaba una pequeña ballena. Poseía propulsión humana que movía una hélice .La boyantez era controlada con tanques de lastre y su dirección era ajustada mediante pesos deslizantes a traves de un riel de acero.

Su primera aparición en el teatro de operaciones forzó a los bloqueadores daneses a retirar su flota hacia altamar, sin embargo una subsiguiente sumergida de la nave, resultó en tragedia, al deslizarse los pesos con mucha rapidez, provocando el hundimiento veloz del submarino que se clavó en el fondo marino, bajo 60 pies de agua, logrando salvarse sin embargo sus ocupantes, después de permanecer por más de seis horas en la absoluta oscuridad en el fondo del mar.

Bauer construyó en 1855 para la Armada Imperial Rusa un submarino de 52 pies, que bautizó como “Diablo Marino” y que realizó mas de cien sumergidas, siendo la más espectacular, la realizada con ocasión de la coronación del Zar Alejandro II.

Un zapatero de Indiana, Estados Unidos, de nombre Lodner D. Phillips, construyó en 1852 dos submarinos. El primero colapsó en una profundidad de 20 pies y el segundo movido por una manivela manual se sumergió, alcanzando una velocidad bajo el agua de cuatro nudos y una profundidad de 100 pies.

Phillips ofreció vender su invento a la Marina de los Estados Unidos, sin embargo la respuesta de las autoridades navales fue tajante:”Nadie de esta oficina está autorizado para comprar un bote submarino …los buques usados por la Marina no navegan bajo el agua”.Durante la Guerra Civil, Phillips volvió a ofrecer sus servicios a la Marina, sin éxito.

Con este diseño, Phillips obtuvo en 1852 una patente para fabricar una “Helice submarina propulsada manualmente”

En 1859 un diseñador francés de nombre Brutus de Villeroi construyó un submarino de 33 pies de largo, para la búsqueda de tesoros sumergidos, en especial los restos del buque de guerra británico “De Braak” hundido en 1780 cerca de la boca del río Delaware.

 

En 1861 Villeroi obtuvo un contrato de la Marina de los Estados Unidos para construir un gran submarino , de 46 pies de largo, que fue bautizado como “Alligator”, propulsado a remos por 16 hombres, que podía transportar y accionar una carga explosiva bajo el casco de una nave enemiga.

El “Alligator” entró en servicio el 13 de junio de 1862, siendo el primer submarino de la Marina de Guerra de los Estados Unidos .Durante pruebas realizadas en el río James, el submarino demostró ser demasiado grande para trabajar en aguas bajas. En 1863 una tormenta lo hundió en un área de Carolina del Sur.

Durante los primeros años de guerra Civil norteamericana, el gobierno confederado autorizó a ciudadanos a operar los buques de guerra armados por privados .Un consorcio  de New Orleáns dirigido por el industrial algodonero Horace L Hunley fue autorizado para operar un submarino de 20 pies de largo bautizado como “Pioneer” hundió una lancha a remolque con un torpedo flotante remolcado .Al mes siguiente fuerzas navales norteamericanas capturaron Nueva York, por lo que su constructor decidió echarlo a pique .En 1868, una vez recuperado del fondo marino, los restos del submarino fueron vendidos como chatarra.

En 1863 la empresa de Horace L. Hunley se traslado a Mobile, Alabama , para construir un segundo submarino, ligeramente mejorado que el modelo original, al que llamaron “American Diver”.

Los constructores intentaron cambiar la antigua propulsión manual por un motor eléctrico, sin resultados positivos.

Finalmente  el submarino se hundió en la bahía de Mobile.

Un tercer submarino fue construido ese mismo año, más grande, de, de 40 pies, para una tripulación de 9 personas : 8 para la propulsión y uno para dirigir las maniobras, controlar el nivel del agua en los tanques de lastre y hacer funcionar las bombas. Fue enviado a Charleston, para intentar romper el bloqueo federal., pero casi inmediatamente se hundió por la marejada producida por el paso de un buque de vapor, estando a punto de perderse en el fondo del mar.

El Comandante General Confederado Beauregard se desencantó por ese fracaso, sin embargo Hunley lo persuadió para que le permitiera realizar un nuevo intento, bajo su propia supervisión.

El 17 de febrero de 1864, después de meses de entrenamiento, el vapor –torpedo “CSS H.L Hunley” atacó con su mástil – torpedo al buque “USS Housatonic” , convirtiéndose éste en el primer buque de guerra hundido por un submarino.Sin embargo, después de nuevas sumergidas, el submarino se hundió y desapareció para siempre, siendo encontrado recién en el año 1995, a más de 1000 yardas de la escena de la acción. En el año 2000 fue recuperado y actualmente se le conserva como museo, con el nombre de “CSS H.L. Hunley” en honor de su padre espiritual.

El Capitán del Ejercito Confederado Francis D. Lee, diseñó en 1862 un bote sumergido conocido como “David”, que transportaba un torpedo fijo a un largo mástil que explotaba por contacto .Fue construido por la compañía Southern Torpedo Boat en Charleston, bajo un programa de ayuda a quienes cooperasen al hundiemiento de buques de guerra de bloqueo de la Unión.

En 1863 un grupo de especuladores norteños creó la American  Submarine  Company, para hacer uso de una franquicia que se aprobó en el Congreso, que autorizaba a los privados a construir ese tipo de naves, sin embargo el Presidente Lincoln no estuvo de acuerdo y denegó el permiso para la construcción de un submarino que se denominó “la ballena inteligente”.

Este buque no fue terminado si no hasta 1866, mucho después del final de la guerra.Su dueño, el Sr. O.S. Halstead hizo varios esfuerzos para venderlo al gobierno, sin embargo la Marina dilató su acepatación hasta 1872, debido a las constantes fallas del submarino .Finalmente Halstead fue asesinado y el proyecto del submarino fue abandonado.

El prototipo de la “ballena inteligente” actualmente se exhibe en el museo Militar de New Jersey.

Cuando todos estos aparatos constituían la última tecnología de un mundo que aún tenía mucho por descubrir en materia de mecánica y construcción naval, no era raro que simples ciudadanos en cualquier lugar del mundo hicieran lo mismo sin más ayuda que su inteligencia y una voluntad indomable. Valparaíso tuvo dos de esos hombres extraordinarios y por ello sus intentos deben figurar en toda historia que pretenda abordar completamente este capítulo de la inventiva humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *