Los zarpes van desde Hornopirén hasta Leptepu y luego hasta Caleta Gonzalo.

Poco a poco Chaitén ha vuelto a renacer después de la erupción volcánica que la dejó sumergida en las cenizas, en 2009. Muchos de sus habitantes, en su momento todos desalojados del lugar, ya regresaron a retomar sus actividades cotidianas para salir adelante, sobre todo en la temporada estival, que representa una gran oportunidad para impulsar la región y obtener dividendos del turismo.

 

Tanto para los pobladores como para los turistas, llegar a Chaitén no es fácil. Primero se debe llegar a Puerto Montt y desde ahí elegir la ruta que sea más factible y que tome menos tiempo, a pesar de que nunca es menos de 15 horas. Las rutas pueden ser por mar, si las condiciones meteorológicas lo permiten, o por Argentina volviendo por el paso de Futaleufú. Toda una aventura que reviste riesgos turísticos, ya que los visitantes cambian el destino y finalmente se quedan en esas otras zonas. Y que, además, es muy inconveniente para los chaiteninos, ya que están aislados de los servicios de emergencia y sobre todo de las capitales regionales.

Sin embargo, desde marzo del año pasado, el Sernatur en conjunto con el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, inauguró la Ruta Bimodal, que consiste en barcazas que recorren la región.

Desde Hornopirén hasta Leptepu en la barcaza Mailén, y desde ahí hasta Chaitén, en la barcaza Tehuelche, pasando por Caleta Gonzalo. Esta iniciativa tuvo tal impacto que, en diciembre, se tuvo que implementar una segunda ruta para cubrir las necesidades de la temporada estival.

Para comenzar el viaje es necesario llegar hasta Puerto Montt y embarcarse en el ferry que llega a Hornopirén para comenzar el recorrido en la barcaza Mailén, el cual sólo dura 40 minutos, ya que se navega por mares interiores hasta Leptepu, por lo que no se depende de las condiciones climáticas y se permite al turista disfrutar de las bondades que los parajes sureños ofrece mar adentro.

Luego, desde Leptepu zarpa otra barcaza, la Tehuelche, con destino a Caleta Gonzalo, al norte de Chaitén. Desde ahí, llegar al centro de la comuna y zonas aledañas es cosa de minutos.

Lo que más valoran los habitantes del sector es la gran cantidad de turistas que estas barcazas han llevado. Según Fernando Ortúzar, director del Sernatur de Los Lagos, la ocupación de la capacidad hotelera en Chaitén es del 100% y agregó que «sobre todos los que quieran venir a la zona esta temporada deben reservar, ya que deberán esperar entre 5 y 7 días si no se hacen las reservas con anterioridad», aseguró.

La Ruta Bimodal, que en esta primera etapa ha tenido gran aceptación, pretende seguir ampliando los zarpes, dependiendo de la demanda que se vaya desarrollando.

por Paola Sepúlveda

Fuente: La tercera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *