Con una expansión cinco veces mayor a la prevista, el derrame de crudo en el